Las Historias de Mendips: Diversidad de GéneroVolver

novartis

Año:
2015-03-19

Responsable del Proyecto:
HistoriasMendips


Descripción:

El mercado laboral se transformó con la entrada de la mujer. Actualmente en España un 22% de mujeres ocupan cargos directivos y sólo un 33% de las empresas españolas incorporan una mujer en el comité de dirección, a pesar de que el 52% de la población española son mujeres con estudios universitarios. Los estereotipos, las expectativas de rol y sobretodo la tensiñón exitente entre el tiempo productivo y el de reproducción son los principales causantes de esta diversidad discriminatoria. La edad óptima para la promoción profesional coincide con la edad recomendadda para la procreación. Si lo “natural” es que la mujer sea la que debe cuidar de los hijos, la quiebra del modelo tradicional de familia coloca , a la mujer que trabaja y tiene hijos o dependientes, en una situación de inferioridad laboral, es el llamado "Doble Rol, que dificulta la ascensión profesional de la mujer. Por otro lado, existe el conocido "Techo de Cristal". Se denomina así a una superficie superior invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que nos impide seguir avanzando. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes ni dispositivos sociales establecidos ni códigos visibles que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos que por su invisibilidad son difíciles de detectar.” De los 15 proyectos que estamos llevando acabo actualmente en Mendips Talent Development sólo 6 de ellos se realizan en empresas con las presencia de una mujer en el Comité de Dirección. En nuestra muestra el ratio se situaría en un 40%. Curiosamente son compañías muy sensibilizadas con el desarrollo del talento.

 

Mujeres cargos directivos

 

Artículo publicado en DermaMagazine en Abril 2014

 

MUJER Y CARRERA PROFESIONAL: ¿TECHO DE CRISTAL O TECHO DE CEMENTO?

 ceiling_1

No traten de imitar a los hombres. Sean ustedes mismas y apóyense mutuamente" Christine Lagarde, Directora General del Fondo Monetario Internacional

Se denomina Techo de Cristal a una superficie superior invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que nos impide seguir avanzando, especialmente cuando nos acercamos a la cumbre. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes, dispositivos sociales ni códigos visibles establecidos que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos que, por su invisibilidad son difíciles de detectar. Las mujeres representan el 60% de los licenciados en España y, además, con mejores expedientes académicos. Representamos el 45% del mercado laboral, pero al llegar a la alta dirección de las compañías, este porcentaje desciende entorno al 22% , no existe un equilibrio. Una de cada tres empresas españolas medianas y grandes no tienen ninguna mujer en sus cargos directivos. España ocupa el puesto 36 entre los 45 países incluídos en el Estudio en cuanto a presencia de la mujer en cargos directivos, con el mismo porcentaje de cargos directivos ocupados por mujeres que Estados Unidos, Brasil y Australia.(GRANT THORNTON WOMEN IN BUSINESS REPORT 2014). Además de esta escasa presencia en posiciones directivas, existen diferencias salariales y diferencias de cargas de trabajo en un entorno laboral muy masculinizado.

El Techo de Cemento se definiría como el que nos auto-imponemos las mujeres que decidimos no querer promocionar por el alto coste personal y familiar que va a tener el nuevo puesto. Las mujeres, inconscientemente o no, nos consideramos las principales responsables del cuidado de la familia y el hogar. La maternidad coincide en muchos casos con el momento de desarrollo profesional clave para acceder a puestos superiores. La ausencia de verdaderas políticas de conciliación de vida laboral y personal dificulta la decisión de la mujer, que es consciente de que su jornada laboral se alargará con reuniones a última hora de la tarde.

Así, al final, se trata de una elección personal que pasa por tener claros los propios objetivos vitales, acompañada de un fuerte autoconocimiento que nos permita saber cuáles son nuestras fortalezas y debilidades y también, por supuesto, nuestros valores personales. Habitualmente la mujer se encuentra en una encrucijada entre decidir a favor de su carrera profesional o a favor del cuidado de sus hijos, de su hogar, de familiares dependientes o simplemente de su vida personal.

La pregunta de coaching que impera ante esta situación sería: ¿Cómo te sientes más feliz? Para ayudarnos a responder esta difícil pregunta podemos pensar en alguna ocasión en que hayamos sido felices: ¿Cómo te sentiste? ¿Qué elementos te aportaban felicidad? Visualizar si estos elementos existen en una u otra elección puede resultar aclaratorio. Lo importante es que, elijas lo que elijas, haya coherencia. Si tu elección está en desacuerdo con tus valores personales se producirá lo que en coaching llamamos un “quiebre” y no te permitirá tener una vida satisfactoria. Debemos honrar nuestros valores para sentirnos completos y felices. Los valores personales son nuestra guía de vida.

DESTACADO: Debemos honrar nuestros valores para sentirnos completos y felices. Los valores personales son nuestra guía de vida

 

Mientras entre todas contribuimos a que el Techo de Cristal desaparezca, conviene que cada una de nosotras tenga claro que tipo de vida elige vivir.

 

Las empresas adaptan los puestos de trabajo a las nuevas necesidades familiares y sociales

Conciliación Vida y Trabajo